28 ago. 2014

Catarsis

Soy una persona pre-juiciosa.
Tener prejuicios es horrible,  pero pasar situaciones que te los abalen es todavía mas feo.

Nunca creí en la gente, siempre desconfío, lo primero que pienso es siempre lo peor, me parece que tienen terceras intenciones... que en cualquier momento te van a clavar un puñal por la espalda. Y él, siempre quiso mostrarme el lado bueno de todos.  Hasta hoy...

Hubo quien me dijo "te lo dije".
Hubo quien dijo "cuando es demasiado bueno hay que desconfiar".
Hubo quien preguntó "¿estás perdiendo el olfato?"
Preguntaron "¿No lo vieron venir?"
Siempre me acuerdo de una mirada mucho antes de todo esto; una personita me miró como diciendo "ojalá que no te equivoques pero sé que tengo razón". Y la tenías. ja ja.

Ni perdí el olfato Ni no lo vi venir.
Es tan simple como que quise darle la oportunidad. Nada mas.

El otro día alguien me dijo: "Esperar que alguien te devuelva lo mismo que vos le das es lo que no tenes que hacer, es tan difícil que te devuelvan un poquito de eso". Y es así.
Fue un aluvión de porquería que realmente nos dejó boquiabiertos.

Pero lejos de perder la fe, me sorprendí de que todo esto no me modificara en nada. Si por supuesto me sentí defraudada y traicionada en un principio. Pero después de alguna manera sentí alivio. Extraño, pero cierto. Y no perdí las ganas de creer en la gente. Ahí me di cuenta: el tuvo que hacer trabajo fino conmigo respecto a esto por mucho tiempo (los diez años que llevamos juntos mas o menos), y yo no le daba mucho alpiste. O eso creía. Pero se ve que dio frutos. ¿estoy creyendo en la gente?

Habiendo pasado el tiempo, charlando con alguien que quería saber al respecto de esto, me dicen: "¡¿Pero viste todo lo bueno que les pasó a partir de ahí!? Porque haciendo una revisión de ahí para acá, vos esto y esto y esto otro y es buenísimo Nati, ¡¿te fijaste?!" Y resulta ser que ahí me doy cuenta de nuevo: otra vez el tuvo razón, de todo lo malo hubo algo bueno. Un montón de cosas buenas; gente linda, que hasta acá mostró ser de fierro. Charlas para poner puntos en claro y decir, bueno, las cosas son así ¿te va? Alguien me dijo: "somos grandes Nati, nosotras estamos mas allá de todo eso".  Experiencias de todo tipo (nada raro obvio) que antes ni pensaba. Era como que estaba encerrada en una burbuja y no salía de ahí. Se reventó la burbuja y había vida mas allá de mi nariz. Tremendo. Otra que under the dome jeje. Y creo que la frutilla del postre es que me encontré con gente al lado que en mi vida pensé que iba a estar ahí.

Todo esto me abrió la cabeza. Aprendí tanto, y sigo aprendiendo. Creo que lo mas mejor, como dicen los peques, es que hice un auto-descubrimiento bastante importante.

Algo que no cambió es lo radical que soy. Tengo la virtud (o defecto) de que cuando saco a alguien de mi  vida no hay vuelta atrás. Hago como que ese ser está muerto para mi. No guardo rencores cuando llego a ese punto. Al sentir que alguien se murió para mi, ya no tiene sentido albergar ningún tipo de sentimiento (bueno o malo) ni recuerdo ni nada. Bueno, me dijeron, ¿pero alguna vez se te va a pasar y vas a perdonar? Haber, no hay nada guardado dentro mío, no hay nada que perdonar. Está todo mas que bien.  Simplemente dejó de existir y se llevó todo. Esta es la tercera o cuarta vez que me pasa en toda mi vida de llegar a esa instancia. ¿será la última? Ojalá que si.

Pero mas allá de esto, tengo tantas cosas lindas para contar de este tiempo que no se por donde empezar. Así que a lo mejor para el próximo post me decido.

Así de felices estamos =)


Buena semana ♥



18 ago. 2014

Le soy infiel

Lo confieso...

Nunca pensé en la posibilidad de que esto pasara.

Mas allá de que siempre hay que tener la mente abierta, la sola idea de enamorarme de alguien que no sea el, no se, no me pasó por la cabeza nunca. Mirar, por supuesto, no soy ciega gracias a Dios y me parece una ingratitud no usar este don para apreciar las cosas bellas de este mundo. Pero, encontrar a alguien, así de especial, presente, que está ahí esperando por mi, que este en casa siempre, y en esos momentos en que lo necesito. Que le digo algo (porque siempre terminas diciéndole algo) y no me contesta, que no me da trabajo, y que compartimos una pasión alocada por las latas, latitas, latotas...

Estoy feliz. Creo que encontré al ser mas maravilloso de este mundo (hasta ahora). Nada mas espero no perderlo, porque empiezo a creer que me es imprescindible. O será que me he obsesionado con el. No, no puedo estar tan loca.

Amor, perdón. Siempre te voy a amar. Pero a el no lo dejo...

El...

es mi nuevo abrelatas.



Fuente: http://www.tupperware.com.ar/nuestros-productos/galeria-de-productos/linea-preparacion/abrelatas-tupperware


Si, ahora vendo de estos productos.

Y cuando vi esto casi me hago pipi. Fue lo primero que me compré. Es maravilloso, y deja las latas sin ningún reborde, perfectas, listas para lavar y reciclar. Nada de usar destornillador para bajar todas esas puntas feas que te terminas cortando igual en algún momento, porque tampoco quedan lisas. No vayan a creer que estoy haciendo publicidad, no, nada que ver, pero estoy como chico con juguete nuevo.

Solo espero que el no se enamore de el también, porque ahí si que me divorcio. ¡Con el abrelatas no!!


Buen comienzo de semana ♥




LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...