Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

¿SUMAMOS?

De dos semanas atrás para acá, la cosa ha estado interesante.
Y como siempre que llovió paró, llegaron cosas muy lindas, creo.
Conté con personas que estuvieron mucho tiempo relegadas de mi vida, que han ido infiltrándose (por llamarlo de alguna forma), y que se están quedando. 
Estoy disfrutando sobrinos que prácticamente desconocía. Y me llena esto porque los chicos quieren estar en casa, y no se quieren ir. Eso es bueno, ¿cierto?
He podido tener charlas lindas con familiares de él, explicando mi postura frente a algunas cuestiones, que más allá de no entender o no compartir, espero se respeten. O por lo menos que la tengan clara y no esperen peras del olmo.
El taller. Mi taller. Viento en popa. Estoy aprendiendo mucho con los peques, como que me encanta trabajar con ellos. Y esto es algo que sorprendió a más de uno de los que me conocen, ¡y a mí!! Jeje.
Tenemos  un grupete de chiquis con el que hemos visto que tenemos mucho filin y  cosas en común, así que tratamos de juntarnos siempr…

Junio empieza en Rincón

La verdad, este viaje a visitar a mi sr esposo ha salido de nuestra rutina totalmente. Hemos salido a “pasear” más que en otras oportunidades, y cuento que  en Rincón no hay nada de nada para pasear eh. Con decirte que la novedad era el tremendo paredón que le hicieron al cementerio, que al lado del pobrísimo alambrado que lo rodeaba es bastante vistoso (más allá del lugar que encierra). Anécdota: dicen los lugareños que  cuando se “inauguró” el cementerio, pidieron prestado “inquilinos”  a un pueblo vecino.  Jaa jaja es terrible. ¡Ah!! La otra novedad salió en todos los noticieros: se prohibieron los cabarets. Acá había en proporciones iguales cabarets, iglesias y casinos. Ahora solo iglesias y casinos je je.

Visitamos  amigos que veíamos una vez a las quinientas, ¡caminatas! (que ya sabemos cuánto las odio), reuniones (con comentario y todo), ponernos al día con cariños que no veía desde que me fui de acá a Neuquén ¡hace tres años por Diosss!!, y lo pasamos felizmente.

Rincón no ha c…