Diabetes Gestacional

Y si, por mas que no quiera hablar del tema por una falsa ilusión de que si no lo mencionas es como si no existiera, acá está. Acá estamos. La burbuja en la que vivía se pinchó con la bendita prueba de la glucosa. Esa fue la punta del iceberg. A partir de ahí se me vino una atracalada de estudios, especialistas, turnos, controles, pinchazos. Una rueda sin fin, o como yo lo he dado en llamar: gira médica. Y ni hablemos de las emociones. Al principio lo tomé con tranquilidad, pero después de empezar la segunda semana de tres pinchazos por día en los dedos para controlarme el azúcar en sangre... salieron a la luz: ansiedad, bronca, llanto, preguntas por miles, dudas, bronca otra vez.

Del control obstétrico directo a la endocrinóloga. Divina ella, con paciencia y tranquilidad me explicó lo que implicaba y toooooooooooodo lo que se venía. Me dio la lista con los pasos a seguir, los especialistas, el aparatito de control de azúcar y cómo se usa, además de las medidas de referencia, las distintas órdenes para todo, y el próximo turno para vernos. Salí tan aturdida del consultorio. Me pasé la tarde entera tratando de procesar lo que había pasado en 30 minutos de consulta. No pude hacer otra cosa.

Las explicaciones que me dieron es que es algo que llega y se va con el embarazo, lo causa la placenta. Así que en teoría, chau placenta chau diabetes. En resumen, mi cuerpo no responde como debería a la insulina que produce y el exceso de azúcar en la sangre va a parar al bebé, y eso no es nada bueno ¿Qué aumenta el riesgo? La edad, mas de 35 años, como es mi caso. Sobrepeso, como es mi caso. Es mas común a partir del 3er embarazo, como es mi caso. Herencia, como es mi caso. Seeeee señores, compré to-dos los números.
Aparte de hacerme mas estudios, tuve que ver a un nutricionista. Que si bien yo ya venía desde antes del embarazo modificando mis hábitos alimenticios, y lo intensifiqué después, me dio pautas mas específicas para tener a raya la diabetes. La dieta es lo que menos me ha costado hasta ahora, que se trata básicamente de reducir hidratos de carbono, y seleccionarlos bien, y todo lo que es azúcar.
El ejercicio me ha costado un poco bastante, ya que por la retención de líquido tengo calambres en las piernas.
Y los pinchacitos en los dedos, en ayunas y después de almuerzo y cena. Es una pavada: te pinchas el dedo, y depositas la gota de sangre que tiene que salir en una cintita que viene con el kit del medidor de glucosa. Pero unos días me ha costado. Sobretodo cuando las mediciones no son las esperadas. Porque de no ser regularmente dentro del rango, voy a tener que ponerme insulina. Y no quiero llegar a eso.

Respiro hondo, y tomo envión. Sé que Dios no permitiría que pase por esto si no pudiera hacerlo. Me lo repito a diario. Varias veces al día para ser honesta.
Pero estoy tan cansada, tan adolorida, me cuesta caminar dos cuadras enteras sin sentir que me voy a caer, no tengo posición para dormir, mi entorno no ayuda, me agarran bajones anímicos cuando la glucemia me da alta... que me he pasado un par de noches enteras llorando. Ya lo se, no debería. Pero es la única forma que tengo de sacarme las cosas de adentro.

Listo, lo dije. Ahora espero que ponerlo en palabras, sea otro paso bien dado, en este proceso de superar este trago inesperado.

Buen fin de semana extra largo  =)




Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

  2. Hola, Nati!
    Me reconozco en tu post! Esa rutina me la se de memoria.
    Tuve diabetes gestacional en mi segundo y último embarazo. Pero a mi sí me tocó aplicarme insulina en la panza una vez al dia durante casi todos los 9 meses .
    Mi hija nació de buen peso gracias a Dios porque si no se controla la glucosa el bebé nace con sobrepeso más otros riesgos que corren madre e hijo.
    Es cuestión de cuidarse, hacer el esfuerzo de mantenerse tranquila (lo fácil que resulta aconsejarlo!) porque los cambios emocionales también afectan los niveles de glucosa.
    Consuélate pensando que pasara una vez que nazca tu bebé.
    Animo, aunque no es nada agradable es algo circunstancial.
    Abracitos y que el tiempo pase pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! me alegro que todo haya salido bien. Al parecer mi gordito también esta bien, así que estoy mucho mas tranquila.
      Beso!!

      Eliminar
  3. Que salga todo bien! Animos.. Se entiende que te bajonee un poco...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Estrellita! Supongo que son los bajos de los altibajos jeje.
      Beso!!

      Eliminar

Publicar un comentario


Tus comentarios le dan vida a este blog, así que ¡Gracias Gracias Gracias!!

Entradas populares de este blog

Un Detalle al Día que me Haga Feliz #Marzo

Pre adolesciendo

Camping