Y mamá!?

Esa pregunta se repite casi diariamente en casa a raíz de la planificación de agrandar la familia, hace mas de un año. Y es peor desde que se concretó. 

Los peques están un poco ansiosos. Ya quieren ver a su herman@. La peque sobre todo. Ya tiene una lista de cosas que "hacen falta", otra lista de las cosas que hay que tener para "el cuidado" de E, cosas que "no pueden faltar", y las cosas que van a ser tareas exclusivamente mías, a saber: cambiar el pañal. Porque ella "NIIII LOCA cambia un pañal. Es un asco mamá." Si supiera... ¡¿¡¿¡y cuando haga provecho y vomite!?!? jajajaja  ya me estoy riendo a cuenta. El peque está un poco mas traqui con todo esto, aunque cada tanto pregunta cosas, como que dónde va a dormir, cómo van a compartir los cuartos, cómo lo vamos a cuidar, o dice que el va a hacer esto o aquello. 

Es toda una experiencia. Lo vivo desde otro lugar. La panza del peque la viví estresada. Como tortuga dentro de su caparazón. La panza de la peque la viví muy tranquila, ya nos habíamos mudado y nadie nos invadía de ninguna forma, aunque como el peque era chiquito, 4 años mas o menos, el hacerme cargo de nuestra casa, de nuestra familia, esperar a marido del trabajo con lo mas que podía listo, el jardincito del gordo, ciertas cosas se pasaron de largo. Me siento muy identificada con Marlín y Nemo en su anémona, pero sin la paranoia de Marlín jeje. Tranquilos en nuestro espacio, disfrutando de nuestra familia.  Así lo viví yo. Y el peque no entendía mucho lo que pasaba.

Mis hijos ya están grandes. Son chicos, 12 y 8 años, pero ya son grandes, mas independientes, entienden y ayudan mas. Ya no tengo que dibujarles a mamá con el bebé adentro de la panza para explicarles lo que sucede. Pude sentir los dolores de los pechos por ejemplo. Sensaciones en el bajo vientre, como si me tiraran las entrañas, a veces como si me quemara, cosas que si las tuve anteriormente no me di ni cuenta, y que la doc dice que son normales, que es el cuerpo cambiando. Estoy mas pendiente. Y tengo mas espacio de tiempo y lugar para disfrutar cada cosa que surge. Y eso es algo que definitivamente no pude hacer con los otros dos. Creo que el cóndor andino en pleno vuelo representa bien gráficamente lo que quiero decir. Tengo esa imagen cuando planea, de libertad, de sentir esa paz ahí arriba, esa fuerza... De disfrutar cada momento, en completa armonía, observando en silencio cada cambio.

imagen de inernet


Y en medio de mi paz, si no dejo de escribir va a reinar el caos en casa porque ya es la hora de preparar la comida. Y si no la preparo, ahí me voy a ver mas como ratón huyendo de una lechuza ja jaaaa.


Buena semana♥

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para mi cocina. Reto Handmade

today17

Adaptate...