13 feb. 2016

Eclesiastés me motiva

Sábado a la madrugada (8 de la mañana) y yo despierta.
Me encanta sentarme en mi mesa, al frente de la ventana y ver y sentir el solcito que entra mientras desayuno.
Peque con fiebre y ningún otro síntoma.
Y yo me mal acostumbré a tenerte en casa todos los días.
Rutina que vuelve a mi, y profesionales que me corren. Esto no empieza hasta que yo lo decida.
Todo tiene un final, y esto está llegando al suyo.
Miro mi caja de lanas y le digo (si les digo...) ¡allá voy!
Terminar. Tengo la fea costumbre de dejar inconclusas las cosas. Pero allá fui, derechito a terminar una mañanita de colores que empecé, y no quiero mentir, pero me parece que fue en mi viaje a Córdoba de Octubre de 2014. Hasta me había olvidado que había empezado eso, y lo encontré cuando se me ocurrió la semana pasada poner en marcha mi "reorganización" de la casa, y ordenar. Mirá vos mi ocurrencia también, no?   Y en dos mañanas la terminé. Y la tengo puesta ahora. Y estoy contenta. Y empieza a calentar, pero no importa. Hay un texto que habla de que veamos el bien por nuestro trabajo duro, en Eclesiastés, pueden buscarlo si quieren, que me encanta. No es que tejer sea duro y menos si te gusta, pero realizar un trabajo manual te alegra el alma sobre todo si amas hacerlo. Ahora, el terminar un trabajo que hacías con tus propias manos, y verlo ahí listo, y tenerlo puesto en este caso, tiene un plus extra.


Buen fin de semana ♥



1 comentario:

  1. Si, llevar encima algo hecho con tus propias manos y salido de tu creatividad es lo máximo.
    Yo también tengo varios bordados de punto de cruz empezados, es que me aburre darle y darle de seguido a la misma labor.
    El gravísimo problema es que ahora ésto de los blogs me roba todo el tiempo disponible!!!! :D :D :D
    Simpatiquísimas esas madrugadas tuyas a la 8:00 am!
    Abrazos y saludos

    ResponderEliminar


Tus comentarios le dan vida a este blog, así que ¡Gracias Gracias Gracias!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...