5 jun. 2014

Junio empieza en Rincón

La verdad, este viaje a visitar a mi sr esposo ha salido de nuestra rutina totalmente. Hemos salido a “pasear” más que en otras oportunidades, y cuento que  en Rincón no hay nada de nada para pasear eh. Con decirte que la novedad era el tremendo paredón que le hicieron al cementerio, que al lado del pobrísimo alambrado que lo rodeaba es bastante vistoso (más allá del lugar que encierra). Anécdota: dicen los lugareños que  cuando se “inauguró” el cementerio, pidieron prestado “inquilinos”  a un pueblo vecino.  Jaa jaja es terrible. ¡Ah!! La otra novedad salió en todos los noticieros: se prohibieron los cabarets. Acá había en proporciones iguales cabarets, iglesias y casinos. Ahora solo iglesias y casinos je je.

Visitamos  amigos que veíamos una vez a las quinientas, ¡caminatas! (que ya sabemos cuánto las odio), reuniones (con comentario y todo), ponernos al día con cariños que no veía desde que me fui de acá a Neuquén ¡hace tres años por Diosss!!, y lo pasamos felizmente.

Rincón no ha cambiado en absoluto...  deprimente. Así y todo extraño este lugar. O lo que tenía en él. O lo que me quedó acá, no se… bueno si se, ¡¡lo extraño a  el!!

En la cena con nuestros amigos, nos agasajaron con bifes a la crema. Y si bien puede no sonar como la gran cosa, no se dan una idea de lo exquisito que estaba eso. Y lo mejor es que me llevé la receta muaaa ja ja ja.  Los peques lo pasaron re bien, jugaron y se divirtieron. Y hasta salimos con algunas enseñanzas y consejos (siempre bien recibidos) por parte de ellos, que bien me vinieron en un montón de aspectos.

Estas mini vacaciones vienen después de una semana bastante particular, ya que estuvimos algo ocupados. Mi sr esposo, el sr padre de mis hijos, decidió festejar los cumples de los chicos. Primero fue el de Larita. Y esta semana fue el de Toto. Así que ahí estaba el armando todo lo que se le ocurrió hacer. ¡Y si me ayudaras un poquito?! Me dijo. Porque después de diez años de sabernos del derecho y del revés ahora tengo que explicarle de nuevo como son algunas cosas.  Igual la experiencia sumó mucho diría. Mi humilde aporte como siempre fue sacar fotos jajaja. A esto sumemos que vinieron mis padres. Y aunque esto en tiempos anteriores me ocasionaba un trastorno gastrointestinal bastante importante, debo decir que estoy sorprendidísima de que esta vuelta no pasó. De hecho siempre me costó salir con ellos por los trastornos que me ocasionaba, y en esta visita salimos cada vez que pudimos, y muy tranquilo todo. Hasta hice de guía en una oportunidad ¡y no nos perdimos!!! Cuando  quiero puedo ser  genial, si sí.



Yo te ayudo mamá... 





Placita de atrás de donde vivíamos

Atrás del peque... El Paredón


Los bifes a la crema con tomatitos




Pajaritos a bailar...

















A disfrutar que ya está mas cerca el fin de semana.




2 comentarios:

  1. Bien dicen que "recordar es vivir" aunque esas vivencias y recuerdos estén muchas veces acompañados de una profunda nostalgia.
    En tu caso, recordar, compartir con amigos y comer esos bifes a la crema con tomatitos justifica ampliamente la visita a Rincón de los Sauces (qué lindo nombre!)
    Muy merecido el descanso, sobre todo que sacar fotos es muyyyyyy agotadorrrrrrr (jajaja, te estoy tomando del pelo)
    Abracitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaaaa jaa jajaa la tomada de pelo me encantóóóó... jajaja me canso muy fácil yo, tengo que tomar mas sopa ;)
      Besos!!!!

      Eliminar


Tus comentarios le dan vida a este blog, así que ¡Gracias Gracias Gracias!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...